Páginas vistas en total

sábado, 13 de junio de 2009

Guillermo Bedregal dueño de gran voluntad, experiencia y prestigio puede aglutinar a todos contra Evo. su pensamiento!

El MNR convocó este viernes, en esta capital, a los partidos políticos democráticos para conformar un Frente Amplio de Oposición, con miras a las próximas elecciones generales del 6 de diciembre próximo, con la finalidad de contrarrestar la “hegemonía populista” del gobierno del MAS.

El Comité Político Nacional y el Comando Nacional del MNR se encuentran reunidos en Santa Cruz para analizar la coyuntura política y electoral que atraviesa Bolivia en este momento. El jefe nacional del MNR, Guillermo Bedregal, observó que en la actual coyuntura no existe el equilibrio necesario ni entre las regiones ni entre los otros poderes del Estado.

“Hemos visto lamentablemente que el centralismo y el autoritarismo presidencial concentra el poder, ocasionando un desequilibrio”, afirmó y aseveró que el MNR tiene consolidada una estructura extendida por todo el territorio boliviano. El Consejo Nacional Democrático (Conalde), realizó similar pedido hace varias semanas, y al momento continúa buscando candidato de proyección nacional.

Reconoció sin embargo que en este momento se deben aunar fuerzas para constituir un solo bloque de oposición. “No somos lo suficientemente fuertes para enfrentar solos al gobierno que tiene un fraude montado… con o sin padrón biométrico nosotros nos presentaremos a las elecciones”, recalcó.

Con este argumento, Bedregal indicó que el MNR realiza las gestiones necesarias para aglutinar a los partidos democráticos de oposición para conformar un Frente Amplio de Oposición con una sola candidatura y en el marco de un “Programa Mínimo de Acción” en el que puedan converger todas las opciones políticas opositoras a la “dictadura” que se gesta actualmente en el país.

A la fecha, el MNR no cuenta con un candidato presidencial porque según Bedregal, se espera que entre todos los partidos de oposición se pueda acordar un binomio “potente” con capacidad de derrotar al actual sistema.

“No veo otra alternativa dentro de la lucha democrática y dentro de la sinceridad y buena fe que el MNR está planteando en este momento”, acotó.

La dirigencia nacional y las delegaciones partidarias departamentales del MNR de todo el país se encuentran reunidas este fin de semana en Santa Cruz para cumplir con una agenda política que permitirá delinear las acciones a seguir con miras al proceso electoral de diciembre próximo.

La agenda prevista considera el análisis de la coyuntura política y electoral actual, el debate de la tesispolítica del “MNR para el siglo XXI” y la creación de los institutos departamentales de investigación democrática “Carlos Montenegro”. Los Tiempos

«No hay Estado sin partidos»

El Deber

Guillermo Bedregal Gutiérrez. Se considera el ‘puente’ entre el sector tradicional y el ala renovadora del MNR. Cuestiona las políticas del actual Gobierno y propone el fortalecimiento de los partidos políticos. Los movimientistas apuestan por una candidatura única para enfrentar a Evo Morales

Leopoldo Vegas/Tuffí Aré

- Su reaparición en el escenario político como jefe nacional del MNR, ¿es una señal del retorno de las raíces históricas del partido?

- El nacionalismo revolucionario es una realidad que no podemos eludir, cualquiera que sea el análisis que se haga en torno a este fenómeno desde el punto de vista histórico, político o de futuro. Estoy enormemente motivado porque el MNR es el único partido, incluyendo al de Gobierno, que inició su reestructuración desde abajo. La gente ha comenzado a despertar y actualmente tenemos un partido renovado. El 80% de los dirigentes nacionales es de jóvenes, de buena calificación intelectual, enormemente estimuladas y con raíces profundas en el movimientismo. Me considero un puente entre la tradición y la renovación del partido.

- ¿Qué queda de la tradición del partido, es una corriente importante o es un sector marginal?

- Creo que ha desaparecido porque las circunstancias, el mundo y el país han cambiado de forma acelerada. Los nostálgicos terminaron hace unos cinco años. Las personas que enarbolaban las banderas de abril y la historia del partido ahora tienen una nueva apuesta, como si esas banderas no se pudieran mejorar. Una de las virtudes de los movimientistas es que podemos ver la realidad tal y cual es, no como quisiéramos que fuera. En esa perspectiva, la renovación ideológica marcha en paralelo con la renovación generacional dentro del partido.

- ¿Qué lectura tiene el MNR de la realidad política actual, principalmente cuando los partidos y sus líderes, en particular los movimientistas, son duramente cuestionados?

- Es la falta de reflexión teórica. No puede haber Estado moderno sin los partidos políticos, eso no ocurre en ninguna parte del mundo. Cuando los partidos son eliminados o ‘corporativizados’, automáticamente se deslizan hacia el fascismo. Es cierto que en Bolivia hay una crisis en las organizaciones partidarias, pero tenemos que sostener el Estado de derecho y la filosofía de las libertades básicas de la ciudadanía, que se logró con el voto universal introducido por el MNR el 21 de julio 1952. Una realidad es que el Gobierno del MNR cayó por una subversión (el 17 de octubre de 2003). En un análisis autocrítico, evidentemente arrastrábamos la vieja carga de la inflación, del (decreto neoliberal) 21060 e incorporamos nuevas transformaciones del Estado con la Participación Popular y la capitalización social, que ha sido tan satanizada por los que nunca la atendieron. Ahora, lamentablemente, en Bolivia se está haciendo políticacon pensamientos medievales desde el punto de vista del desarrollo político y de las ideas. Eso de hacer nacionalizaciones chutas es una burla, una chacota que se vende muy bien mediáticamente.

- ¿Está con nostalgia de las épocas en el poder?

-No se puede vivir de las nostalgias. Nosotros, que somos actores y realizadores de todas las transformaciones en este último medio siglo, vemos que se tiene que enriquecer la nacionalización de minas, la reforma agraria, el voto universal, el Seguro Universal Materno Infantil y todo ese desarrollo social que hemos hecho. La Bolivia del siglo XXI no es la misma de los años 50, los parámetros de distribución del poder y del desarrollo económico son absolutamente diferentes. Hay que pensar de acuerdo con esa realidad, sin sacar nuestra raíz fundamental para hacer de Bolivia una nación de verdad, no de 36 naciones inventadas y salidas de la manga, como se estableció en la Constitución.

- El Gobierno actual habla de una revolución cultural y educativa, ¿tiene algún paralelismo con la Revolución del 52?

- No, no lo creo. No he reflexionado sobre eso porque lo que ocurre actualmente es una mezcla de todo y sin fundamentos. Hay elementos parecidos al 21060, nacionalización de empresas con un estilo curioso y el aislamiento del país es preocupante, desde el punto de vista de lo que está sucediendo en Latinoamérica y en el mundo. Los índices de crecimiento del norte cruceño, en promedio, triplican anualmente el crecimiento económico de Bolivia. Ése es un hecho que redunda en que todos los mecanismos de la crisis, que son la pobreza, el desempleo, el subempleo, la desinversión y la ausencia de ahorro, se están reproduciendo como en la Bolivia de los años 50 y ése es uno de los hechos que más repudiamos. Desde el punto de vista político no se puede engañar a la gente de la forma tan burda como lo está haciendo el Gobierno. Lamentablemente, la gente repite mucho lo que dicen los gobernantes, pero no se detiene a analizar lo que está sucediendo en el país.

- Ud. dijo que el ala tradicional del MNR ha desaparecido, ¿qué pasa con el sector gonista?

- Esa dicotomía que hubo después de que el Dr. (Víctor) Paz Estenssoro dejó el Gobierno ha sido muy dañina en el MNR; el gonismo y el antigonismo se volvió como el paradigma capaz de establecer, dialécticamente, un enfrentamiento teórico-político dentro del partido.

- ¿Se presentará el MNR con candidato propio en las elecciones de diciembre?

- Estamos con gran sentido de humildad, pero con certidumbre de lo que estamos haciendo, seguros de que si no funciona el frente amplio que estamos proponiendo, con un sentido de solidaridad y de amor por el país, el MNR irá con sus propias banderas y su propio candidato. Veremos qué sucede en un tiempo relativamente corto. Nuestra primera opción es llegar a un acuerdo con un programa mínimo en un frente de oposición al Gobierno.

- ¿La candidatura única, en su criterio es buena estrategia para contrarrestar al MAS ?

- Creo que eso debemos concebirlo dentro de una dinámica, ahora están saliendo los candidatos pero se tiene que hacer como los buenos viajeros, que arreglan las cargas en el camino; es decir, en la medida que vayamos avanzando se irá perfilando el mejor candidato entre los que están en carrera; para eso tenemos mecanismos de medición altamente eficientes que nos pueden dar claramente cuáles son los que están mejor posicionados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada