Páginas vistas en total

miércoles, 22 de marzo de 2017

Reynolds se refiere a Evo y al 21F que resultó siendo una catástrofe para el MAS tanto la versión del 2016 como la reciente del 2017 en que Bolivia dijo NO al prorroguismo. con frase galana describe en pocas líneas la situación actual "si se calla el cantor..." sin voz en la garganta aquel no es más el protagonista, sus periplos sin voz, sin público, sin llunkus incondicionales no tienen sentido.

No todas las derrotas son malas; “el arte de ganar se aprende en las derrotas”, decía nuestro padre Bolívar. Ellas, las bartolinas,  plantearon la disyuntiva crucial: “el resultado de febrero es de vida o muerte”. No se logró en las urnas lo que se esperaba; la otra alternativa está haciendo estragos. Es sabido que un fuerte impacto emocional se refleja en el rostro y puede afectar la salud. Tratándose de presidentes, el semblante de éstos  revela el estado anímico imperante en su país. El gesto adusto de Trump y la faz serena de Kuczynski, pueden ser los ejemplos. 

Ya se habrá adivinado de quién estamos hablando.

No parece casualidad que al fracaso sigan las enfermedades. Un hombre sano y fuerte había capeado con éxito todas las tormentas en la ruta, pero de pronto surgen las afecciones en el cuerpo. Respecto a la  garganta, que parece ser la más importante, no podía darse otra receta peor: “no hable mucho”. Si obedeciera, ya no tendría objeto el ir a ninguna parte. Ya se le hizo hábito el periplo cotidiano por los aires, el delirante aplauso de las muchedumbres, las guirnaldas de flores o de coca en el cuello, las cámaras y los micrófonos por detrás, y en fin, el fogoso discurso contra el imperio y el neoliberalismo. “Si se calla el cantor…”.

En el Palacio,  las  altas y solitarias murallas del poder es posible que se parezcan mucho a una cárcel o al exilio amargo de los  políticos. Aparte de la adicción al cargo y el miedo a dejarlo, hay una legión de beneficiarios que lo retienen agitando en su delante el incensario: “Es líder mundial y único; sólo de siglo en siglo hay figuras como Evo”. Nadie que no tenga un poco de vanidad o egolatría sería capaz de resistir semejante avalancha de llunquerío. No le dicen nunca la verdad.
Con un resultado diferente, otro era el hombre. La posibilidad de realizar los planes y proyectos de la agenda patriótica y el bicentenario (2025), le habrían infundido fortaleza no sólo política y moral sino, sobre todo, física. Ahora la realidad es distinta. Tendría que violentar el cerrojo 168 de la Constitución para revertir la decisión del soberano, y eso no se hace impunemente. ¡Qué variable y frágil es el ser humano!  Aunque los ejemplos incitativos se caen a pedazos, todavía son una tentación. 

Además, el tiempo envejece todo. En la gestión anterior, a la derrota electoral se sumó ese borrascoso drama de faldas. Y el fardo acumulado, ¿cómo no iba a transfigurarlo? Uno de los factores para el triunfo de Trump fue el desgaste de los demócratas en el poder. Obama no lo hizo mal, y estaba cantado el triunfo de la señora Clinton, pero el electorado quería ver a otro personaje en la Casa Blanca. Las masas, por una suerte de veleidad política, se inclinan por la corriente opuesta, a veces para mal, pero quieren ver otro estilo, otra cara.
 
El autor es escritor, miembro del PEN Bolivia

jueves, 16 de marzo de 2017

presiones desde el Poder han quitado lefitimidad al juicio, habiendo criticado la justicia Evo y Alvaro presionan sobre jueces y fiscales. Fernández es víctima del odio político del MAS. la deuda moral está pendiente dice LTD

Lejos de aclarar el caso y saldar cuentas con la historia y sus víctimas de los sucesos de El Porvenir, el proceso y la sentencia en contra de Leopoldo Fernández dejan pendientes esas tareas para cuando haya la necesaria voluntad jurídica y democrática.

Después de seis años de un polémico proceso judicial incoado a instancia del Órgano Ejecutivo en contra del exprefecto de Pando, Leopoldo Fernández, ha sido dictada, en primera instancia, una sentencia condenando a 15 años de prisión por los presuntos delitos que habría cometido esa exautoridad en la denominada Masacre de El Porvenir cuando, en medio de una aguda confrontación entre el Gobierno central y las autoridades departamentales, murieron presuntamente 13 ciudadanos bolivianos.

Desde un principio, el proceso estuvo viciado por la profunda tendencia de las principales autoridades de descalificar al adversario. En este caso concreto, es difícil olvidar la célebre frase del entonces Ministro de la Presidencia anunciando que Fernández sería enterrado al  lado de los gusanos. Asimismo, se instruyó que sean fiscales de La Paz los encargados de dirigir el proceso, que más se encargaron de violar impunemente la Constitución y las leyes entonces vigentes asumiendo, en verdad, una fusión de represión política, táctica que se repetiría, por ejemplo, en Santa Cruz en los denominados casos de terrorismo I y II.
Adicionalmente, de acuerdo a muchos especialistas, ninguna de las acusaciones hechas en contra de Fernández habría sido comprobada fehacientemente (de hecho, ni el número de las víctimas pudo ser confirmado) y tuvo que haber una severa advertencia vicepresidencial al tribunal para que se dicte la sentencia condenatoria.

Es decir, estas presiones ejercidas desde la administración central del Estado han quitado legitimidad al juicio y, por tanto, a la sentencia. Peor aún si se ha procesado sólo a una parte de los actores involucrados en el trágico suceso de El Porvenir, de la misma forma que está ocurriendo en los casos de terrorismo I y II.

Desde otra perspectiva, no hay que olvidar que han sido los propios primeros mandatarios quienes han criticado acremente el funcionamiento de la administración judicial, y la presión que las autoridades ejercen sobre jueces, y ni qué decir sobre fiscales, es precisamente uno de los factores principales que la afecta.

En este marco, es posible sostener que no se ha clarificado las causas ni identificado a los actores del caso El Porvenir, como hubiera debido ser el principal objetivo del proceso incoado en contra del exprefecto departamental. La masacre queda en la nebulosa, probablemente hasta que haya la voluntad jurídica y democrática de ir a fondo en la investigación, objetivo que debe ser mantenido si se pretende reforzar el sistema democrático del país y el estado de derecho, bases fundamentales para la pacífica convivencia.

De ahí que no resultan aleccionadoras las declaraciones del Presidente del Estado en sentido de que la justicia “ha premiado a Fernández” y que los exmandatarios que han criticado el proceso sean “traidores” a la patria. Dicha posición sólo reafirma la percepción de que la sentencia que se comenta es ilegítima y que los administradores de justicia y el Ministerio Público no han actuado ciñéndose a lo que manda la ley sino a instrucciones del Órgano Ejecutivo.

En definitiva, el proceso y la sentencia en contra de Leopoldo Fernández profundizan la deuda moral que se tiene con las presuntas 13 personas abatidas en El Porvenir.

domingo, 5 de marzo de 2017

tiene un valor testimonial increíble el art. de Carlos Mesa, no sólo porque domina el tema de la Coca y su Círculo Vicioso, sino porque como Presidente fue protagonista de la problemática. tomar nota de sus puntos de vista ciertamente invalorables.

Bolivia no ha logrado en más de medio siglo resolver la cuestión de la coca como uno de los ejes de nuestra economía, de nuestra política y de nuestros problemas sociales. El último paso de Evo Morales sobre el tema ha generado una intensa polémica sobre el asunto, que ha traído a colación algunos episodios del pasado, uno de los cuales toca a mi gestión presidencial.

El 3 de octubre de 2004, mi Gobierno firmó un Convenio (no un Decreto Supremo) con las Federaciones del Trópico de Cochabamba a propósito de la superficie de cultivos de hoja de coca en la zona. ¿Por qué lo firmamos? Por dos razones. La primera, por la filosofía de paz que guió nuestra gestión en salvaguarda de la vida y en defensa de la democracia. Las tensiones entre quienes producían coca en un área protegida (Isiboro Sécure) y la Fuerza de Tarea Conjunta, dejaron como consecuencia un cocalero fallecido y la amenaza violenta de los productores sobre la citada Fuerza. La segunda, por la lección aprendida del proceso de eliminación total de coca en el Chapare en la gestión de Hugo Banzer. Entre 1998 y 2001, se provocó la muerte de 23 cocaleros por acciones represivas de la Felcn para hacer efectiva la premisa de coca cero en ese sector del país. En 2000, se había reducido la coca chapareña hasta sólo 600 hectáreas, pero en 2002 esa cantidad subió a 6.000 hectáreas, lo que demostró el fiasco del esfuerzo a pesar del costo en vidas humanas y el incremento de un volcán social y político que contribuyó a la crisis de la democracia en octubre de 2003.

El Convenio tenía premisas fundamentales: la más importante y base del acuerdo, el compromiso de Gobierno y productores de realizar de manera inmediata un estudio de la demanda del consumo legal de la hoja a cargo de una institución nacional y/o internacional en el plazo máximo de un año a partir de su firma, cuyos resultados debían ser respetados por ambas partes. También se estableció la aceptación por parte de los productores de la erradicación total de la coca existente en los parques nacionales Isiboro Sécure y Carrasco, que a la sazón habían sido invadidos de cocales.

Cuando llegamos al Gobierno en 2003, la coca existente en el Chapare era de 7.300 hectáreas. La decisión fue aprobar en ese Convenio un máximo de 3.200 hectáreas, es decir un 66 por ciento menos que la coca existente entonces, pero lo más importante fue que el Convenio era un documento de transición de sólo un año de duración, sujeto expresamente a la realización del citado estudio sobre los requerimientos del consumo legal. A los productores ni les interesaba ni les convenía hacerlo, porque es evidente que el consumo legal no requiere la producción nacional promedio que el país ha tenido desde 1988 (año de aprobación de la Ley 1008) hasta hoy. Ese estudio no se realizó bloqueado por los productores, en consecuencia la validez del Convenio feneció el 3 de octubre de 2005 (cuatro meses después de nuestra salida del Gobierno) precisamente por la lógica salvaguarda de demostrar que lo que se requería para el consumo legal obligaría a una reducción radical de la producción. Fue además la primera vez que una decisión de Estado sobre la coca se hizo sin consulta previa con la Embajada de los Estados Unidos, con base en los intereses sociales, políticos y económicos del país.
La actual Ley del MAS incrementa el número de hectáreas permitidas de 12.000 a 22.000, derogando las partes respectivas de la Ley 1008. Para evaluar el efecto de la medida hay que hacer algunas preguntas. ¿Contamos con información fiable sobre la verdadera demanda del consumo legal? El estudio realizado hace algunos años no se conoce en detalle, sólo sabemos el dato de una demanda genérica de 14.000 hectáreas en un informe escueto y no explicado por las autoridades. Si aceptamos la cifra como correcta, la Ley estaría 8.000 hectáreas por encima. ¿Cómo se garantizan los mecanismos de control, regulación y distribución de la hoja en los puntos de demanda que garanticen su correcto destino? ¿La idea de industrializar la hoja que no va al acullicu tiene fundamentos técnicos, científicos y de mercado? ¿Es posible industrializar la hoja para su exportación en volúmenes que cubran la producción excedente, a destinos que en su mayoría consideran ilegal la materia prima?

El problema de la Ley tiene que ver con la inexistencia de una estrategia nacional que encare el problema estructural, es decir el fracaso estrepitoso de la guerra contra las drogas iniciado hace 50 años por EEUU y Europa y secundado por los países productores. Bolivia no ha planteado una propuesta que toque el corazón del problema que permita: 1. un debate subregional (Colombia, Perú y Bolivia en el caso de la coca); 2. latinoamericano para el problema integral del crimen organizado asociado a la producción de drogas blandas y duras, y 3. hemisférico —con EEUU— para reformular las premisas de una nueva era que busque superar este círculo vicioso interminable.
 
El autor fue presidente de la República
http://carlosdmesa.com/ 

lunes, 27 de febrero de 2017

previus. pongo las manos al fuego por Walter Zuleta, abogado hoy perseguido por Evo, hijo del amigo del alma Walter Zuleta (padre) es un hombre honesto a toda prueba, eso sí, colaborador y tremendamente humano. esta crónica de Ortiz publicada en El Deber, sobre la muy ladina, mentirosa e intrigante Zapata Montaño es ilustrativa, aunque la última palabra está por decirse. Evo es el gran mentiroso que trató de engañar a todos los bolivianos para que no pensemos en "el tráfico de influencias" que sí lo hubo.


A un año de su detención, Gabriela Zapata suma giros dramáticos a su historia


Según Hugo Moldiz, la tesis de la Fiscalía apunta a que nunca fue gerenta de CAMC y que se acercó a la empresa solo para ofrecerse como negociadora con el Gobierno. Ella, en su declaración a ATB, cambió su versión judicial sobre el supuesto hijo con Morales.
En plena audiencia Zapata cuida su apariencia, pese a que lleva un año presa. Así se veía Zapata hace un año, el día de su detención. Tiene dos juicios en su contra. Fotos: APG noticias y AFKA.
León dice que Walter Zuleta lo contactó como abogado. Eduardo León asegura que Gabriela Zapata miente, que no fue Cynthia Perou o el UN el que lo puso como abogado, sino Walter Zuleta y una amiga en común. Pone como prueba que él no presentó el memorial con las supuestas fotos de Ernesto Fidel. Zapata dijo en junio que ya León operaba en las sombras.
Walter Zuleta niega todo a través del Facebok. Zapata dijo que primero quiso a Walter Zuleta, su abogado, como un padre y que luego la relación fue más allá. Desde su cuenta en Facebook, Zuleta, que es prófugo de la justicia por el caso Zapata, aseguró que ella miente, que es “una ciudadana desquiciada y atorada por sus mentiras”.
Relacionada con los ejecutivos de la CAMC. Para justificar sus ingresos, Gabriela Zapata declaró en la Fiscalía que tenía un nexo sentimental con el exvicepresidente de la CAMC, con quien salió fotografiada en la separata que la empresa publicó. Además, dijo que tiene otro hijo con un ciudadano chino y que el niño no se encuentra en el país.

Hoy se cumple un año de la detención de Gabriela Zapata y su historia no deja de dar giros dramáticos. Hace siete días, ATB difundió sus declaraciones y la historia se enrevesó tanto que la cochabambina de 30 años terminó contradiciendo la declaración ampliatoria que realizó ante la Fiscalía el 8 de junio del año pasado. En esa oportunidad, el fiscal le preguntó si había tenido un hijo con el presidente Evo Morales, a lo que Zapata contestó “sí”.
Dijo que sus datos son los mismos con los que Evo Morales lo inscribió ante un registro civil, que nació el 30 de abril de 2007 en un domicilio particular de la avenida 6 de Agosto de La Paz, que se llamaba Ernesto Fidel, y que, como lo dijo el presidente el 5 de febrero de 2016, el niño falleció el 2 de octubre de 2009, que cuando estaba vivo viajó con ella unas cuatro veces a Cochabamba, una vez a Oruro y otra vez a Beni. Siempre por flota. No tenía dinero.
Dijo también que luego de inscribirlo, de sacarle su certificado de nacimiento, tuvo problemas para obtener una copia, que solo el certificado se subió al sistema en línea cuando el niño ya estaba muerto. La fecha en la que Zapata dijo que su hijo murió, ya convivía con Hugo Carvajal Ayaviri. Así se lee en la declaración de este en el mismo cuadernillo de investigaciones. Él aseguró que nunca vio al supuesto hijo de su exesposa con Evo Morales.
Dijo también que Pilar Guzmán, su ‘tía de cariño’, reapareció en su vida cuando tenía siete u ocho meses de embarazo, que la acompañó al despacho de Eusebio Gironda, asesor jurídico de Morales, a quien le pidió que medie entre ella y el presidente, ya que hacía un mes y medio que no sabía nada del mandatario. Aseguró que después de que nació el bebé, una vez se cruzó con Guzmán en una heladería paceña y ella lo cargó.
Todo eso consta en la declaración de Zapata y fue cambiado cuando en ATB dijo que nunca existió el niño, que todo salió de la mente de Walter Chávez y que la manipuló desde el 20 de diciembre de 2005 para afectar al presidente Morales.
Otro giro
El caso Zapata se inició cuando el periodista Carlos Valverde presentó en su programa Antes que sea tarde el certificado de nacimiento de Ernesto Fidel y ligó el nombre de su supuesta madre a la gerencia de la empresa china CAMC. Luego, después de obtener nuevos datos, Valverde dijo que lo más probable es que el niño nunca hubiera nacido.
Ahora, un año después, Hugo Moldiz, exministro de Gobierno, suma otro giro dramático: las investigaciones de la Fiscalía ponen en duda que Zapata alguna vez trabajara en la CAMC.
Desde La Paz, por teléfono, Moldiz dice que Zapata presentó dos certificados de trabajo, uno como si hubiera comenzado a trabajar en 2014 y otro como si ingresara a la empresa en 2015. En base a estas contradicciones, Moldiz conjetura que Zapata se acercó a la CAMC a finales de 2015 y se ofreció como mediadora para evitar que el Estado ejecute las boletas de garantía por el incumplimiento de la empresa china en la construcción del ferrocarril Montero-Bulo Bulo. “Eso se suma al certificado de nacido vivo falso, la participación de Cynthia Perou, que fue una dirigente, un eslabón importante entre Unidad Nacional, Zapata y el abogado Eduardo León”, dice Moldiz.
Consultado sobre la hipótesis de que Zapata en realidad nunca trabajó en CAMC, Óscar Ortiz, senador de UD, coincide con Moldiz. Es más, asegura que ya lo denunció el año pasado, cuando la comisión de la Asamblea Legislativa investigaba el supuesto tráfico de influencia de Zapata. Ortiz pidió informes a la Administradora de Fondos de Pensiones para ver si la CAMC había registrado a Zapata ante esta institución. Descubrió que no, que la expareja de Evo Morales nunca trabajó legalmente para la empresa china. “Pedí que se citará a declarar a los ejecutivos de la CAMC, pero cuando la Fiscalía convocó al representante legal, hacía dos meses que se había ido del país. Hay una protección a la CAMC. Si fuera un empresario boliviano estuviera perseguido y encarcelado”, opina Ortiz.
Pese a coincidir con la tesis de Moldiz, Ortiz no cree que esto demuestre que Zapata no traficó influencias, sino todo lo contrario. Según el senador, el hecho de que no se la haya contratado legalmente demuestra que su nexo con la empresa china era para trabajar en asuntos poco lícitos, para conseguirle contratos. Pese a la falta de filiación legal, la CAMC publicó el 30 de enero del año pasado una separata en la que Zapata figuraba como gerente de marketing.
Una estafadora
Moldiz dice que las investigaciones de la Fiscalía demuestran que Zapata tenía un modus operandi, que esgrimía el certificado de nacimiento de su hijo para convencer a empresarios que tenía “la megallamada y la megallegada” con el Gobierno, que les podría conseguir contratos con el Estado. “Cuando los empresarios le pedían cuentas, que le devuelva su dinero, Zapata no devolvía casi nada. No afectó ni un solo centavo al Estado”, aseguró.
Consultado al respecto, Ortiz explica que él solo se abocó a investigar el supuesto tráfico de influencia de la empresa china y el Estado, que sabe de algunos nombres de empresarios cruceños que habrían tenido nexos con Zapata solo por declaraciones del exministro de la presidencia Juan Ramón Quintana. Según otra fuente consultada, un abogado paceño se encargaba de cazar ‘pavos’ en Santa Cruz y Zapata los recibía en la oficina de Gestión Social de La Paz. Esas reuniones quedaron registradas en el libro de visitas de la institución
EL DEBER / Pablo Ortiz

sábado, 25 de febrero de 2017

imágenes que recuerdan el fin. Chávez y Castro y Evo (la primera) Chávez (muerto) Lula pronto en la cárcel, Correa amenazado por malversación, o sea fuera.

 
 
estas fotitos nos llaman a reflexión después de lo sucedido en Bolivia y Ecuador hace solo unos dias. en la primera Chávez sonríe, Castro sonríe y Evo disfruta de algún mal chiste en La Habana. de esta foto Chávez y Castro están muertos y Evo más muerto (políticamente) que vivo después del rechazo total por la población el pasado 21F que ahora se llama 21F.II que corta de cuajo su malhabida inspiración de ir a una reelección (por la cuarta) pese a un mandato expreso de la CPE que está actualmente vigente. la segunda foto aún más expresiva. de los cuatro presidentes tres están fuera, Chávez en la otra vida, Lula muy cerca de las rejas y Correa en situación de perdedor, mientras Evo asiste, nadie puede dudarlo al desmoronamiento de su Gobierno caracterizado por una colocal corrupción y ahora mismo por la  protección a los productores de coca, que acaban de recibir el permiso para aumentar de 7 mil, a 22 mil hectáreas lo que determinará un enorme aumento en la producción de la cocaína que tanto daño provoca entre los jóvenes y los adultos del mundo entero.
 
 
 
 
 
 


viernes, 17 de febrero de 2017

crónica de la BBC.mundo que cuenta la historia de una secretaria, luego experta en traducciones y finalmente agente de la DINA, (policía secreta de Pinochet) Adriana Rivas ha sido finalmente encerrada ya en Democracia y una sobrina suya recompuso toda la historia de persecusión y muerte.


Derechos de autor de la imagen
Storyboard Media
Derechos de autor de la imagen
Storyboard Media

¿Secretaria bonita o brutal torturadora? La doble vida de la asistente de Manuel Contreras, el cerebro de las desapariciones forzadas en el Chile de Pinochet

Cuando Lissette Orozco y toda su familia fueron a buscar a Adriana Rivas al aeropuerto de Santiago, en Chile, se toparon con una sorpresa nada agradable.
"La tía Chany", como le decía Lissette a su tía favorita -la que vivía en Australia y que cada vez que llegaba venía llena de regalos e historias divertidas- no salió llena de maletas como era habitual.
Tardó muchísimo. Y cuando salió, lo hizo escoltada por hombres que la subieron a un auto y se la llevaron.
Lissette miró para todos lados, desesperada, pero nadie se extrañó. Más bien un silencio condescendiente, de resignación, inundó el lugar y a los familiares que la acompañaban.
Era 2007 y fue entonces cuando la joven de 19 años supo que la tía Chany ocultaba algo. Le ocultaba algo.
Derechos de autor de la imagen
Storyboard Media
En esa época Lissette estaba empezando a estudiar cine y su olfato, como ella misma cuenta, la empujó a tomar la cámara.
No se equivocó.

De secretaria a acusada

Para el golpe de Estado de 1973 en Chile, que terminó con el gobierno democráticamente electo de Salvador Allende e impuso uno militar, liderado por el general Augusto Pinochet, Adriana Rivas estudiaba secretariado ejecutivo bilingüe.
Quería ser veterinaria y había quedado en una universidad fuera de Santiago, pero como su padre no la autorizó a estudiar fuera, se metió al instituto.
Apenas meses después del golpe y sin haber terminado sus estudios, Rivas fue reclutada para un cargo en el ministerio de Defensa.
Derechos de autor de la imagen
Storyboard Media
En el papel, era secretaria de la Dirección Nacional de Rehabilitación. Pero en la práctica, trabajaba para la naciente Dirección Nacional de Inteligencia, DINA, que operó en Chile entre 1973 y 1977.
Décadas después se comprobaría que el organismo fue el responsable de la tortura, muerte y desaparición de miles de personas durante el régimen militar.
Allí llegó Adriana, inicialmente como secretaria de varios militares, incluido el propio Manuel Contreras, el hombre fuerte de Pinochet en labores de inteligencia y coerción.
"Como yo sabía inglés, me pusieron a traducir lo que llegaba en microfilm, todos los mensajes entre bandos comunistas que se pillaba en los allanamientos", cuenta la propia Rivas ante la cámara de Lissette, que juntó toda su investigación en el documental "El pacto de Adriana".
Derechos de autor de la imagen
Storyboard Media
Y siguió traduciendo hasta que salió un memo interno que llamaba a mujeres a inscribirse para hacer un curso de agente de inteligencia.
"Yo había leído un montón de libros de Leon Uris que trata mucho de agentes árabes y dije, por qué no".
Nadie de su familia imaginaba entonces que la extrovertida y sonriente "Chany" se convertiría en una agente de inteligencia acusada de ser una de las más crueles y despiadadas dentro de un grupo de Elite de la Dina.
La "Brigada Lautaro" fue la encargada del desmantelamiento y desaparición de la cúpula del Partido Comunista, según consta en la investigación judicial.
Pero Rivas insiste en que nunca golpeó o torturó. Asegura incluso que nunca estuvo con un detenido. Nunca.
"Cuando leí mi caso casi me caí de muerta porque nunca pensé que mis compañeros podían hacer las cosas que declararon", le dice a su sobrina en el documental.
Insiste en su inocencia desde el living de su casa en Australia, donde regresó fugada en 2011, violando su libertad condicional.
La Justicia en Chile emitió una orden de extradición en su contra, pero Australia no la ha concedido por, según le cuenta a BBC Mundo su sobrina, el "intachable" comportamiento de Rivas como ciudadana australiana. Y la exagente no tiene ninguna intención de volver a Chile a defender su inocencia en tribunales.

"La DINA, los mejores años de mi vida"

La versión de Rivas sobre sus años en la DINA tiene más glamour y menos sangre. Según la mujer, ella trabajaba en misiones de seguridad menores, pero que le dieron la oportunidad de codearse con "la creme de la creme" de la alta sociedad chilena mientras estuvo en la DINA.
Derechos de autor de la imagen
Storyboard Media
"Como yo, gracias a Dios, era bonita, tenía un buen cuerpo, un buen trato, buena modulación, entonces yo tenía clase. Sabía tratar, sabía comer, podía ir a cualquier parte e iba a pasar por uno de ellos", cuenta en el documental respecto de las decenas de comidas y eventos a los que le tocó asistir.
"¿Por qué te digo que son los mejores días de mi vida? Porque esa parte estaba vetada para nosotros. Esa parte de la vida de los ricos estaba vetada para mí. ¿Tú crees que yo habría podido si hubiese sido secretaria ejecutiva, haber ido a almorzar al Palacio Cousiño? Pero yo la viví, yo estuve ahí", continúa relatándole a su sobrina.
En la DINA también recibió entrenamientos que distaban bastante de su rol de secretaria: tiro al blanco, defensa personal, maquillaje e incluso actuación.
Rivas trabajó en la DINA de 1973 a 1976 cuando salió el mismo día que uno de sus jefes preferidos: el general Contreras, según le cuenta su sobrina a BBC Mundo.
Derechos de autor de la imagen
Storyboard Media
Pero no todos están de acuerdo en que estas eran las únicas labores que realizaba, mientras otros eran los que se "ensuciaban las manos".
"Hay una política de la DINA de no dejar a nadie afuera. No te podías quedar mirando, eso genera desconfianza en los otros", asegura el periodista Javier Rebolledo, autor de "La danza de los cuervos", investigación periodística que destapó el caso de la Brigada Lautaro.
"Lo que hace que sean guardias pretorianos y que sean tan unidos no es que simplemente digan yo soy súper fiel a ti. Tenían que demostrarlo", explica.
"El pacto de silencio viene de ahí, no sólo de resguardarse criminalmente, sino que como lo que hicieron es tan horrendo, tan horrendo, que es inconfesable. Es demasiado terrible confesarlo, porque lo invalida como ser humano", continúa Rebolledo.

Dos viajes, un documental

Desde aquel día en el aeropuerto cuando Lissette descubrió que su tía Chany no era quien ella creía, comenzó a recopilar información y registrar en video el viaje de su tía en primera persona.
No sabía que años después las imágenes se convertirían en un documental que ella misma dirigiría y estrenaría en uno de los principales festivales de cine.
Derechos de autor de la imagen
Storyboard Media
"El pacto de Adriana" acaba de ser estrenado esta semana en el Festival de Cine de Berlín y está siendo exhibida en la categoría "Panorama", con una muy buena recepción del público.
"Ha sido bastante emocionante", le dice a BBC Mundo Lissette Orozco, desde Berlín.
El documental muestra en realidad dos viajes. El de Rivas por la justicia, desde el tiempo en que no se conocían detalles sobre su participación, hasta 2014 cuando ya el testimonio de un testigo clave de la investigación la identificó como una de las principales agentes y torturadoras de la brigada Lautaro.
Entrevistado también por Lisette, Jorgelino Vergara, el "mocito", quien trabajaba como mozo en el cuartel Simón Bolívar, donde operaba la Brigada Lautaro, cuenta detalles de los comportamientos de su tía, a quien en una oportunidad tuvieron que quitarle un detenido porque casi lo mata a golpes.
Derechos de autor de la imagen
Storyboard Media
"No la vi matar gente, pero torturó al extremo de que quedó moribunda. Después llegó la teniente Calderón y le puso el tiro de gracia, una inyección de cianuro a la vena", dice Vergara.
Su testimonio es imprescindible: ninguno de los detenidos que pasó por Simón Bolívar quedó vivo para denunciarlo.
El segundo viaje es el de la propia Lissette por sus descubrimientos. Desde creerle ciegamente a su "tía regalona", por la que pondría las manos al fuego y por la que comienza a hacer un documental para contar "su verdad" hasta un final abierto, que muestra a todos los actores y principales protagonistas de la historia de su tía.
Muchos más, según retrata el documental, se inclinan por la visión de la agente de inteligencia y brutal torturadora. Pocos -prácticamente sólo la propia Rivas- por la de la secretaria bonita que hacía trabajos básicos como vigilar en fiestas y revisar domicilios.
"Yo creo que lo central de la película es que es un viaje de la memoria. La memoria que mi tía quiere eliminar y armarse otra; la que yo lucho por rescatar, la de mi bisabuela que no puede evitar olvidar", le dice Lissette a BBC Mundo.

domingo, 5 de febrero de 2017

el autor hace referencia a la reelección de Paz Estenssoro en 1995 lo que dio lugar a un "golpe de Estado" el propio VPE y el MNR reconocieron el error, que hoy Evo está repitiendo y que puede dar lugar a semejantes fallas que la Historia no podría perdonar.

Como incluso en el oficialismo ya es lícito comparar a Evo con René Barrientos o Jaime Paz (no precisamente las cotas más altas de la historia patria), encajaría bien extender esas analogías.
 
Por ejemplo, no sólo a cómo otros se reeligieron o habilitaron, sino también a los modos de fracasar en el intento.

Nadie se ocupa en el Gobierno de los riesgos de perdurar en el poder cuanto sea posible. Al contrario, los fieles defienden a cuchillo la sed de mando eterno. Pero la apuesta por la repetida reelección no considera el precio a pagar. Como si un paso así, contra natura en nuestra historia, se impusiera sin costos.

Al idealizar la reelección, en el oficialismo predomina un infantilismo parejo a ese infantilismo opositor renacido, si bien minoritario aún. Para éste, enfrentar mejor al MAS depende de cuán fieramente se frunce el ceño, refugiándose en el talante que llevó al referendo revocatorio o   a la debacle de 2008. Mientras, el infantilismo masista se abstrae de cuánta energía, cuánta legitimidad invertirá en forzar la candidatura de Evo. Inclusive contra las dudas de su antiguo electorado, que aprueba su gestión en porcentajes cercanos a los que desaprueban la reelección.

Ese infantilismo impide, además, que las derivaciones de esa decisión se discutan abiertamente, porque los escépticos serían acusados de traidores. En el MAS se exige ver sólo virtudes a la reelección; sus desventajas deben callarse, airearlas implica perder el favor del poder. Es el escenario ideal de una medida peligrosa, pensada a falta de otro candidato, más para eludir la disputa interna y para agradar al Presidente.

El capital político que el MAS tira a la canaleta por la reelección incluye su ruptura con las clases medias urbanas. Cierto que éstas andan encerradas en sí mismas. Y son incapaces -por ahora- de enlazar su descontento antidespótico con las creencias igualitarias, morales y aspiracionales de los votantes del MAS, para desarmar la coalición social de ese partido. Pero eso no es definitivo: la importancia de los estratos medios nunca ha sido trivial. Para empezar, son forjadores de opinión. Afianza el autoengaño del MAS creer que esa voz cada vez más inflamada será aplacada por el Estado o por un aparato mediático dócil, sin intelectuales autónomos, convencidos del programa reeleccionista.

Una pregunta básica que el Gobierno debería contestarse es en qué condiciones dejará el poder.
 
Porque el voluntarismo suena bien a la hinchada, pero esperar que Evo vaya a cumplir en Bolivia el principio fidelista del régimen vitalicio es ignorar las lecciones de la historia nacional y los síntomas de cansancio que se perciben.

De hecho, no pasa inadvertido que el MAS concediera a la opinión pública la exclusión, de su primera línea visible, de una figura poderosa y detestada como JRQ. Es como si se admitiera que los efectos simbólicos del evismo son ya insuficientes para lavar toda mala apariencia oficial.

Basta imaginar el actual periodo constitucional sin la interferencia que la reelección introduce en el sistema político, para notar los traspiés que el MAS se hubiera ahorrado, comenzando por el autogol del referendo del 21 de febrero de 2016.

En términos políticos, es probable que Evo se habilite para candidatear, pero no lo hará sin mella. Su resistida reelección concederá un carácter plebiscitario a las elecciones de 2019. Si Evo tuviera gasolina suficiente para ganarlas, habrá no obstante consumido parte de su legitimidad en esa faena.

Y no se divisan nuevas fuentes de revitalización de la hegemonía masista, cuando hasta el Presidente atina únicamente a hablar, con autobombo, de cifras o de su pasado, porque los logros del presente son enjutos. Por ejemplo, transitar de la bandera de reparación a los indígenas, al bombardeo de nubes para que llueva, indica la anemia argumental en que el relato oficial se debate. 

Que nadie en el MAS se detenga a evaluar esto en público es otra expresión de que voluntarismo y obediencia han tomado el lugar de la cabeza. Justo como cuando se está por fracasar.

Gonzalo Mendieta Romero es abogado.